jueves, 24. julio 2014

Last update07:38:28 PM GMT

Estás aquí: A Fondo Artículos/Reportajes Cómo prevenir lesiones de rodilla en el pádel. Consejos a tener en cuenta.

Cómo prevenir lesiones de rodilla en el pádel. Consejos a tener en cuenta.

E-mail Imprimir PDF

Las lesiones de rodilla más comunes entre los jugadores de pádel afectan a los meniscos y al ligamento cruzado anterior.

 

El pádel es un deporte que está en auge y ayuda a mantenernos en forma, como cualquier actividad física, pero puede ser bastante agresivo para algunas de nuestras articulaciones, por lo necesita de una serie de medidas preventivas para evitar lesiones.

 

Jugando al pádel es habitual que algunas articulaciones sufran por los movimientos repetitivos que realizamos, siendo los hombros y las rodillas las más perjudicadas. Los giros al golpear la bola, los cambios de dirección y las frenadas bruscas hacen que nuestras rodillas se resientan y, si no tomamos la suficiente precaución, podremos llegar a sufrir esguinces, roturas musculares o roturas parciales de ligamento.

Prevenir y tratar lesiones de rodilla durante un partido de pádel:
Las lesiones de rodilla más comunes entre los jugadores de pádel afectan a los meniscos y al ligamento cruzado anterior.

La lesión de ligamento cruzado anterior es muy común entre los jugadores de pádel debido a los cambios bruscos de dirección y a las deceleraciones. En caso de que no sea posible la atención por parte de un sanitario, lo primero que se debe hacer si se produce una rotura del ligamento es aplicar frío en la rodilla durante 20 minutos y parar la actividad inmediatamente. Además es conveniente inmovilizar la articulación en un ángulo de 30 grados.

Un cambio brusco de dirección mientras jugamos al pádel puede suponer una torsión de la rodilla demasiado fuerte, produciendo como hemos dicho la rotura de ligamentos. Normalmente a esta lesión se le suele asociar la rotura del menisco, presentando generalmente síntomas como dolor en la rodilla, hinchazón y a veces pérdida de la movilidad de la articulación. En deportistas jóvenes, la lesión de meniscos puede curarse con reposo si es leve, aunque en la mayoría de las ocasiones requiere de cirugía artroscópica para reparar tanto el ligamento si se ha roto como el menisco.

Para prevenir la lesión de ligamento cruzado anterior y la lesión de menisco es fundamental que preparemos progresivamente nuestro cuerpo para la práctica deportiva y realicemos previamente un calentamiento de, al menos, 15 minutos. Además es importante combinar el pádel con otros deportes que potencien la fuerza muscular en caderas y piernas, así como ejercicios de control que nos ayuden a dominar nuestro cuerpo y prestar especial atención en la pisada y en los cambios de dirección. Para ello, los ejercicios de propiocepción pueden aportar esa estabilidad a nuestras articulaciones, sobre todo en rodillas y tobillos.

Fuente: Tulesion.com

También te puede interesar:
Star Vie, empresa puntera en el mercado del pádel, cada día se consolida más en Canarias con sus
16-03-2013
Cuando uno se inicia en la práctica del pádel hay elementos que forman parte del juego y que puede
07-03-2013
     Cuando alguien nos dice: "mi nivel de juego es bajo, o medio, o alto" , ¿en que
18-02-2013